09 marzo, 2008

Cierre de la Protectora de Torredembarra

El Diari de Tarragona publica hoy, día de elecciones generales, una noticia que a los miembros de Procnatur nos entristece profundamente. La Protectora de Torredembarra cierra puertas por falta de fondos. El presidente, Josep Mª Crespo, afirma que la falta de dinero y la saturación en las jaulas de algunos animales hacen imposible continuar la tarea.

Es sólo un lamentable caso más, como tantos otros, de refugios de animales abandonados que deben cerrar sus puertas por falta de fondos. La Protectora de Torredembarra supuso para nosotros, en el verano de 2002, una gran ayuda, cuando también nos vimos obligados a cerrar las puertas de nuestro refugio en Lleida por el mismo motivo, además de la falta de voluntarios. El Sr. Crespo accedió a acoger en sus instalaciones a 18 de los 76 perros para los que debíamos buscar hogar urgentemente. Todo lo que pidió a cambio fue que no cejásemos en el empeño de luchar por conseguir que las cosas cambiasen tarde o temprano. Ahora es él y sus colaboradores y colaboradoras quienes necesitan ayuda, por eso queremos hacer un llamamiento a todas las personas que tengan pensado adoptar un animal y rogarles que tengan en cuenta la situación crítica de este refugio.

Teléfonos de contacto: 977643395 / 977641237 / 607343737

por JORDI CABRÉ:
No hay vuelta atrás. La Protectora de Animales de Torredembarra -situada al lado mismo de la autopista- cerrará puertas mañana lunes, 14 años después de abrirse oficialmente de la mano de Josep Mª Crespo. Esta entidad se ha visto obligada a «cerrar la puerta a nuevas entradas y a buscar una salida a los animales que tenemos en ella, porque la situación es insostenible», explica su presidente con los ojos húmedos por la tristeza.

La idea ya llevaba meses rondando por la cabeza de Crespo, pero él mismo todavía se intentaba convencer de que el futuro de la Protectora podía sobrevivir a las adversidades económicas y de falta de espacio. «Las últimas entrevistas mantenidas con Medi Ambient de la Generalitat volvieron a ser infructuosas. Buenas palabras, cara de comprensión, pero ninguna ayuda real», afirma el presidente de esta protectora, que lideró el pasado 23 de febrero una protesta junto a otras entidades del ámbito catalán.

Por ello, tras meditarlo detenidamente, el presidente de la entidad torrense ha decidido «cerrar puertas» y sólo cumplir «los convenios que tenemos firmados con algunos municipios hasta que venza el contrato», apunta. En Torredembarra, por ejemplo, en la renovación del servicio sólo falta la firma de Crespo. Tenía un presupuesto de 25.000 euros (para recogida de animales), «pero la tenemos que rechazar porque no podemos seguir», repite de nuevo Crespo.

A pesar de la situación vivida, quiere destacar «el esfuerzo realizado por la concejala Laura Pradeda y el alcalde Manel Jiménez», y subraya que este reconocimiento es merecido. «Quiero ser justo con las personas que han querido ayudarme de verdad, y sólo soy crítico con la Generalitat por su desidia y falta de interés con las protectoras de animales».

Josep Mª Crespo tiene 54 años. Su pasión por los animales le vino motivada por su etapa en la antigua Protectora de Reus, de la que fue socio muchos años. Cuando pudo, reconvirtió parte de su finca en una zona de acogida de animales abandonados; y año tras año, la colonia ha aumentado de forma considerable.

Actualmente tiene más de 270 perros de diferentes clases, unos 120 gatos, 50 caballos y asnos (incluyendo a Adriana, un potrillo de 10 días de vida), unas 65 cabras, aves de corral, palomas e incluso peces. «Nunca hemos tenido animales salvajes, porque nos hemos basado más en el abandono de las mascotas», expone.

La protectora torrense ya no tiene ni fondos ni espacio. El coste económico de mantener a casi 600 animales se acerca a los 18.000 euros. «Estamos sobrepasados, y en una jaula con demasiados perros o gatos sólo te buscas que tengan peleas. Ello termina con heridas graves, que el veterinario cura, y aumenta el gasto. Es un pez que se muerde la cola», escenifica Crespo.

Los cinco trabajadores que ayudan a mantener dignamente la Protectora de Torredembarra deberán buscarse un nuevo trabajo. «Calculo que tendremos animales hasta fin de año, pero deben comprender que este trabajo tiene fecha de cierre», dice.

Los ladridos que dan la bienvenida irán acallándose en los próximos meses. «No hay vuelta atrás. Es imposible», manifiesta una vez más Josep Mª Crespo.

1 comentario:

Myrna dijo...

hola, necesito saber el teléfono o la dirección de la protectora de animales en la seu de urgell. He buscado por internet pero no lo encuentro y quizá ustedes me puedan decir donde está. Gracias.

escribirme a: myrnal10@gmail.com