09 marzo, 2006

Perros de Caza

La asociación protectora de animales “Scooby”, que ha rescatado de un pozo de Medina de Rioseco a un perro de raza podenco, está dispuesta a ofrecer una recompensa económica a quién facilite información fehaciente acerca del energúmeno que lanzó el animal al pozo.

Es costumbre, para algunos cazadores sin escrúpulos, deshacerse de sus perros de caza una vez finaliza la temporada. Para estos individuos los perros son simples herramientas que adquieren, utilizan y desechan sin ningún tipo de remordimiento y, en la mayoría de los casos, con métodos crueles y totalmente inhumanos.

Esta vez ha sucedido en Medina de Rioseco, pero la historia se repite por toda la geografía española. Por poner un ejemplo cercano, en Alfarràs (provincia de Lleida), son ya numerosos los galgos recogidos en muy malas condiciones por las asociaciones Procnatur y SOS Galgos. Son perros adquiridos de otros puntos de España y alojados en Alfarràs. Los utilizan, presuntamente, para la caza y carreras ilegales y cuando ya no les son de utilidad les abandonan a su suerte.
Algunos de estos galgos no han podido superar las duras condiciones de las “instalaciones” donde están alojados y han muerto de la manera más mísera y deplorable que nos podamos imaginar. Otros padecían graves enfermedades.

Procnatur, conjuntamente con SOS Galgos, ha informado de estos casos a SEPRONA y ha presentado denuncia en la OPA (Oficina de protección del animal) de Lleida, esperando que las autoridades se movilicen para concluir esta penosa situación.

La imagen que encabeza esta nota pertenece a Victoria, una galga recogida en Alfarràs, después de varios meses de intentos, los miembros de Procnatur consiguieron rescatarla. Victoria no se acercaba a nosotros ni se dejaba tocar del miedo que había ido acumulando debido al maltrato recibido de los humanos. Cuando por fin logramos rescatarla estaba llena de pulgas, garrapatas y heridas.

Victoria fue visitada por un veterinario que nos informó de que padecía anemia por falta de alimento y leishmania, entre otras cosas. No pudimos hacer nada para salvar su vida, al cabo de dos días falleció a los brazos de su muy perseverante cuidadora.

En general las personas nos escandalizamos por cualquier insignificancia pero permitimos que un perro o gato vague por las calles pasando hambre, frio o malos tratos y nos quedamos de brazos cruzados con total resignación. Ya es hora de que miremos un poco lo que pasa en nuestras calles y que denunciemos, informemos y exijamos a nuestras autoridades que cumplan con su obligación, que adopten una postura, que hagan cumplir la ley de protección de los animales y que no se queden de brazos cruzados.

6 comentarios:

jose dijo...

Es verdad que muchos cazadores tratan a los perros como simples máquinas de muestra o levantada, y son capaces de los peores tratos y estoy de acuerdo que el resto de cazadores no deberíamos mirar para otro lado. Lo que pasa es que predomina la actitud de "allá cada cual lo que haga con su perro que no es problema mío" y es difícil ser la primera nota discordante.

jose dijo...

aún así me gustaría saber más sobre procnatur y contactaré con scoobymedina.com para empezar a hacer algo positivo en este asunto.

felicitaciones por la web =)

Núria Revés dijo...

Jose, sí, es difícil ser la nota discordante, eso no lo dudes, pero alguien tiene que serlo y me alegro de que tú, en este caso un cazador, tenga la sensibilidad para entrar en una página Web de protección de los animales y se interese en mejorar una situación de lo más lamentable.

El grupo de Procnatur tiene las puertas abiertas para todas aquellas personas que tienen cierta sensibilidad hacia los animales y la naturaleza en general. Siempre que quieras puedes consultar nuestra Web y dejar tus comentarios. También puedes ponerte en contacto con nosotros a través de e-mail: procnatur@procnatur.org o correo convencional: Apartado de Correos 457, 25080 de Lleida.

Un Saludo, Núria Revés (Presidenta Procnatur)

camila dijo...

me parece una barbaridad que esto ocurra

Anónimo dijo...

mucho quejarse las protectoras de que hay muchos animales abandonados y en malas condiciones, pero ahora mismo una amiga mia tiene un problema con un pobre gatito que se a encontrado en la calle y no puede acojer en su casa por que es de alquiler y la van a echar y TODAS LAS PROTECTORAS DE LLEIDA le han dado la espalda! La asociacion PROGATS de Lleida le a llegado a decir que ya no es una protectora y que no tiene ningun numero! sintiendolo mucho y estando yo en contra pero sin poder acojer al gato en mi casa porque ya tengo uno, el gatito va a tener que buscarse la vida desde esta noche mismo

Procnatur dijo...

Lo que tiene que hacer tu amiga, en todo caso, es llevar al gato a la Canera Municipal, que para eso la estamos pagando entre todos los ciudadanos de Lleida.

Si las protectoras le han dicho que no pueden acoger al gato será porque están totalmente saturadas y no pueden hacerse cargo.

La protectora PROGAT no tiene refugio, funciona mediante casas de acogida, si no tienen casas disponibles no pueden acoger a más gatos.

Las protectoras no estan subvencionados por el ayuntamiento, los medios que reciben es por parte de los socios y gente voluntaria y está claro que tienen muchas limitaciones.

Es una lástima pero casos como el de tu amiga hay todos los días y las protectoras no pueden asumir con todos ellos. Para eso debería haber más voluntarios (gente que se dedique a ir a cuidar a los animales abandonados) y más medios económicos.

Si lo quieres comprobar personalmente, te invito a que dediques unas horas de tu tiempo libre a ayudar a dichos animales en sus respectivos refugios o a que te hagas socia de alguno de ellos, de esta forma quizás la próxima vez que alguien llame con ese mismo problema podemos ayudarle en lugar de darle la espalda, muy a pesar de TODAS LAS PROTECTORAS.

Te recuerdo que las protectoras estan formadas por personas sin ánimo de lucro, que dedican horas de su tiempo a cuidar a estos animales, sin ningun tipo de remuneración a cambio, sinó con una razón, el amor que sienten hacia los animales.

Un saludo, Núria.